sábado, 12 de mayo de 2018

Atardecer

El atardecer con su luz crepuscular me brindaba infinitas posibilidades para luchar, morir, o sobrevivir. Siempre junto a sur tres grandes guerreros JJA.
Aquel atardecer perdería a uno de sus bravos guerreros. Aún no sabía a cual, pero decidió en el último momento que se sacrificaría por sus hermanos. Entonces apareció un gigantesco y espectacular arcoiris. Era su corazón que brillaba por su hermanos.

M. D. Álvarez

lunes, 9 de abril de 2018

Carambola.

‪¿Seguimos? - Preguntó con ingenuidad mal contenida. - Si, no nos dejes en ascuas. -Quisiero saber los otros tres. ‬‪-Muy bien aqui vamos. -Dijo el pequeño con cara de pillastre. Lanzo su mejor canica golpeando a todas con una carambola magnifica y de una tacada ganó todas. Dejando con un palmo de narices a sus amigos‬.
M. D. Álvarez

miércoles, 4 de abril de 2018

La sonrisa sardónica.

‪¿Estás aquí.? -Pegruntó presa de angustia, antes de girarse solo para comprobar que alli no había nadie, pero habla sentido el leve murmullo de su risa sardonica.‬
‪Ahí estaba otra vez la malevola y acerada carcajada de su asesino. Esta vez la oió y lo vió antes de que le cortara el cuello con su estilete.‬
M. D. Álvarez

jueves, 15 de febrero de 2018

El ascensor.

No no, que aquí no caben más. Dijo él, muy asustado.

¡Como que no. Si nos apretamos un poquito, seguro que entran dos más! Dijo la señora del fondo.

Claro que si, pero el máximo admitido para estos casos es de 8 Sino mirelo ahi en el cartel. Dijo el ascensorista antes de cerrar la puerta.

M. D. Álvarez

Día de San Valentín.

Sentada en su sofá, esperaba al amor de su vida. Aquel que la sacaría de su maltrecha vida y le haría olvidar los malos momentos que su anterior amante le había proporcionado.  De momento, llega tarde, pero le dará cinco minutos más, si no llega ... se irá para siempre.

M D Alvarez.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Bajo el peñasco.

- Somos dos tíos fuertes ¿a que si? –Dijo Oto a su hermano Efialtes, infundiéndose ánimos para emprender la tarea de escalar el Olimpo.

- Y una vez arriba seremos los dueños, esclavizaremos a Zeus y a los demás dioses. Luego sumiremos a la tierra y a la humanidad entre tinieblas.  – Afirmó Efialtes.

 Lo que no sabían, ni vieron ninguno de los dos, era la gigantesca mole que se les venía encima… Perecieron espachurrados bajo el peñasco que les arrojó Heracles, el favorito de Zeus.

© M. D. Álvarez

miércoles, 19 de marzo de 2014

Arcángeles caídos por una broma.

La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre, al igual que el merecido escarmiento que sufrimos por llevar a cabo la broma más pesada de todas las que habíamos realizado.

Pero nos pareció genial bajar a la tierra y aparearnos como si fuéramos dioses con las mortales. Como íbamos a saber que nos pillarían y nos expulsarían al lugar más oscuro y tenebroso del universo, en compañía de nuestros cabecillas Lucifer, Abadón, Asmodeo, Beelzebú, Samael y Leviatán. Que como bestias heridas traman la más oscura de las venganzas, sin saber que Él lo sabe todo y todo lo ve.

© M. D. Álvarez